Las malas prácticas de “mi sobrino, el que ve las redes sociales”

“Cuando eres el diseñador, el community manager, el de cuentas, el desarrollador web, el animador…”

Hace unos ayeres, todo el mundo descubrió el poder de las redes sociales, poco a poco fuimos moldeando a muchas empresas a que tomen esto como una inversión más y no un gasto. Como dicen por ahí, frenar la inversión en publicidad para ahorrar dinero es como quitarle la pila a un reloj para que el tiempo se detenga, es decir: ¡Esto nunca va a suceder!

Muchas empresas se fueron posicionando gracias al ingenio y a la creatividad de las agencias digitales (Marketing digital), con los años se fueron haciendo expertos en diversos temas como: branding, animación digital, creatividad, inbound, e-commerce, marketing integral, etc.  Con estas especialidades, poco a poco las empresas que fueron víctimas de “Mi sobrino el que ve las redes socialesse hacían más obsoletas.

En este artículo te compartimos algunas de estas malas prácticas, resultados de malos consejos por el “sobrino”, que el único efecto que está causando es el hundimiento de la marca ante la inmensidad de empresas que están tratando de llegar al público meta. A continuación enumeramos una serie de actividades (algunas te sonarán muy familiares y otras te traerán malos recuerdos si es que fuiste víctima del mismo fenómeno).

1. Publicaciones diarias

Antes si era algo común ver las publicaciones día tras día, resultaba entretenido ver la creatividad entre memes y temas trending; de los cuales una marca se podía colgar para generar un buen engagement con el usuario.

¿Qué pasó después? Facebook decide calificar como spam esta práctica, ya que muchas veces pasaba de ser algo relevante a SPAM. Si tienes una empresa y cuentas con una página de facebook, te invito a consultar tus estadísticas, te darás cuenta que menos del 3% en contenido orgánico vieron tu post y lamentablemente entre esas personas te encuentras tú, tu familia, tu equipo de trabajo y uno que otro cliente.

Tus posts orgánicos en Facebook :p

El algoritmo ha castigado severamente este contenido orgánico para orillarte a pagar por cada post que publicas.

Ojo: Esto no quiere decir que por pagar a Facebook y publicar diario volverá a tener el mismo resultado que antes. Si el algoritmo detecta que tu publicación no es relevante, facebook te cobrará más caro por impresión o por interacción con el anuncio, esto se debe a que también se estaría considerando como SPAM.

2. #Hashtags #para #todo

El sobrino se puso creativo y decidió hacer toda una campaña con múltiples hashtags que no sirven para nada.  Esto pudiera ser relevante en instagram, ya que el #HT  te permite ser rastreado en la plataforma y personas interesadas pudieran seguirte o darle like a la foto. Fuera de esto no tiene tanto sentido andar publicando con más de 4 hashtags y mucho menos en facebook.

3. Promocionar publicación

Una historia de terror es ver como se ha ido por el caño tu presupuesto al dejar que el sobrino promocione la publicación desde el muro.  ¿Qué pasa? Cada vez que hacemos esto, facebook crea una campaña nueva en el administrador de anuncios en el cual no podemos hacer diferentes pruebas de test A/B. Al promocionar cada publicación también te crea una lista infinita y desorganizada de campañas.  Cuando te toque ver rendimiento de anuncios, te darás cuenta del mar de anuncios

3. Diseños sin formato

Pasamos a la sección favorita del sobrino: “yo también le muevo al Photoshop”. Es común que muchas empresas no tengan un manual de identidad corporativa, el común denominador es el presupuesto. Sin embargo, esto no significa que los diseños vayan a ser muy diferentes unos de otros, puesto que no existirá coherencia.

Muchas veces si la comunicación digital es una, la impresa es otra, la gente puede percibir que son marcas distintas y esto puede reducir la confianza del cliente y al final repercutirá en ventas. 

Existen otras características más del sobrino que ve las redes sociales, pero las que compartimos son las principales de este mal que ha crecido con los años. Al final del día, lo único que se debe cuestionar es si se está invirtiendo correctamente nuestro dinero.

Y tú ¿Qué otras características conoces del sobrino que ve las redes sociales?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *